En medio de la cuarentena por el coronavirus, la comunidad del barrio José Antonio Galán, en el municipio de Magangué (Bolívar), interrumpió el aislamiento preventivo, luego de que varias personas salieran de sus casas para ver con sus propios ojos la imagen de Jesús que, aseguran, apareció en un gigantesco árbol de ceiba. Según ellos, vino a protegerlos de la pandemia del covid-19.

Los habitantes del barrio dicen que en la parte más alta del tronco del árbol se muestra la figura de un hombre barbado cuya cabeza está ladeada. Además, justo en esa parte salen dos gigantescas ramas que simulan dos brazos extendidos, por eso señalan que se trata de Cristo crucificado.

Más información: semana