Una ginecóloga de España se ha encontrado su coche con una pintada despectiva cuando se dirigía a trabajar. La imagen está dando la vuelta al mundo.

En los últimos días se están sucediendo episodios denigrantes relacionados con profesionales que están trabajando durante el estado de alarma por el COVID-19. Sanitarios, cajeras de supermercado, empleados de limpieza… se han visto atacados por sus vecinos cuando regresan a casa después de una larga y dura jornada de trabajo.

Esto es una auténtica vergüenza, deberíamos estar agradecidos a todos estos profesionales que están cuidando de nosotros ante la crisis de esta pandemia, y sin embargo, cuando están cerca de nosotros, los repudiamos como si fueran despreciables…

Denunciamos esta indignidad humana y apoyamos a todos los profesionales sanitarios.