Sin duda este año 2020 va a dejar una huella en nuestras vidas y ni siquiera llevamos la mitad del año transcurrido.

Por ahora llevamos una pandemia, la luna rojiza, el meteorito catalogado como ”potencialmente peligroso para la tierra”, la erupción del volcán mas peligroso del mundo, junto a otros volcanes de menor categoría, la aparición de la Santísima Virgen María en el cielo de Italia cuando transcurría la bendición extraordinaria del Papa Francisco Urbi Et Orbi, y el reciente milagro del sol en Medugorje en plena cuarentena. A parte, todo esto acompañado de otros acontecimientos menores, pero que no dejan de ser significativos.

¿Podemos decir tranquilos que todo esto es casualidad?

Son demasiados acontecimientos extraños en muy poco tiempo, el mundo está cambiando y todo está yendo muy deprisa. Debemos en los próximos meses seguir reflexionando seriamente sobre como vamos a seguir llevando nuestras vidas, si es necesario un giro de 180º a Dios o sin embargo queremos seguir viviendo de espaldas hacia Él.

Permanezcamos atentos a los próximos meses del año, pues esto solo acaba de comenzar. Debemos orar mucho y ahora más que nunca, hay que rezar el Rosario, vivir en gracia de Dios y alejar de nosotros el pecado de una manera definitiva.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorEL PAPA CONTRA EL MUNDO: El Papa Francisco pide un salario universal para los más pobres
Artículo siguienteBenedicto XVI cumple 93 años, le invitamos a rezar con su voz