Espantosa sentencia y condenación de un hombre y de una mujer que vivían mal amistados, y aclaración que fue hecha de la visión por medio del ángel.

También te puede interesar...

Artículo anterior«La única droga más fuerte que la cocaína y la heroína es Jesús»
Artículo siguienteEl demonio se vale de la belleza para buscar nuestra condenación eterna
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica