A pesar de la profunda crisis provocada por la pandemia del Covid-19 en el país, el gobierno chino sigue aumentando las restricciones para los cristianos. Mientras que las iglesias en América Latina, España, los Estados Unidos y en casi todo el mundo se mantienen en contacto a través de Internet durante la pandemia del COVID-19, esta estrategia es cada vez más ilegal en China.

El organismo de control Bitter Winter informó el 5 de abril que muy pocas organizaciones, y «solo aquellas que tienen licencias emitidas por el estado», pueden transmitir servicios religiosos a través de internet en China.«No podemos reunirnos debido a la pandemia», dijo a Bitter Winter un pastor clandestino de la iglesia en la provincia de Jiangxi. «Nuestra primera y única reunión en línea fue bloqueada por el gobierno poco después de que comenzara».

La libertad de culto o libertad religiosa es un derecho fundamental que se refiere a la opción de cada ser humano de elegir libremente su religión, de no elegir ninguna (irreligión), o de no creer o validar la existencia de un Dios (ateísmo y agnosticismo) y ejercer dicha creencia públicamente, sin ser víctima de opresión, discriminación o intento de cambiarla a la fuerza.

También te puede interesar...

Artículo anteriorTumba de Cristo cerrada por primera vez después de 700 años por el coronavirus
Artículo siguiente¿Qué hará el maligno cuando venga el gran aviso?
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica