El Papa Francisco se dirigió este Domingo de Pascua a la ciudad de Roma y al mundo con un mensaje en el que pidió el fin de las guerras en curso, el fin del comercio de armas y la condonación de las sanciones y deudas a los países pobres más afectados por el coronavirus.

El Pontífice, en el Mensaje Pascual que pronunció antes de impartir la Bendición “Urbi et Orbi”, pidió, principalmente, que finalicen las guerras en Siria, en Yemen y las tensiones en Irak y en Líbano, así como la reanudación del diálogo entre israelíes y palestinos.

Reclamó también el final de la violencia en el este de Ucrania y de los atentados terroristas en diferentes países de África.

También te puede interesar...

Artículo anteriorEl regreso de Jesucristo a la tierra, sálvanos Señor
Artículo siguienteIMPACTO La física cuántica demuestra la resurrección de Cristo
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica