Un hombre que confesó haber asesinado al seminarista nigeriano Michael Nnadi dijo en una reciente entrevista que lo mató porque no dejaba de anunciar la fe cristiana en cautiverio.

Mustapha Mohammed, actualmente encarcelado, dio una entrevista telefónica al periódico nigeriano Daily Sun el 1 de mayo, confesando que asesinó al seminarista, de 18 años, porque «siguió predicando el Evangelio de Jesucristo» a sus captores.

De acuerdo al periódico nigeriano, Mustapha elogió la «sobresaliente valentía» de Nnadi, y señaló que el seminarista le dijo que deje el camino del mal o perecería.

Nnadi fue secuestrado por hombres armados en el Seminario Good Shepherd (Buen Pastor) en Kaduna el 8 de enero de este año, junto a otros 3 seminaristas.

El seminario, hogar de alrededor de 270 seminaristas, se ubica cerca de la vía expresa de Abuja-Kaduna-Zaria. De acuerdo a la agencia AFP, la zona es «conocida por las bandas criminales que secuestran a viajeros por rescates».