El mismísimo Satanás fue el que lo reveló en un Exorcismo.

El Santo Rosario, es una de las oraciones más importantes para nosotros los Católicos. Quien ama a María Santísima y a Nuestro Señor Jesucristo, no puede dejar de practicar esta oración.

Es recomendable rezarlo todos los días, y siempre con gran devoción.

El demonio solo tiene fuerza cuando nosotros somos débiles en oración, pero si orásemos con más frecuencia, veríamos como muchos de los problemas que tenemos en nuestro día a día, desaparecerían.

El Rosario atormenta al demonio ¡Rézalo!