Impresionantes meditaciones, siguiendo las enseñanzas del venerable padre Lafuente, sobre la pena de los sentidos y potencias interiores y la pena de daño que se padece en el infierno. Es bueno conocer las atrocidades que sufren los condenados para evitar ir a ese lugar tan terrible como es el infierno eterno.