Al celebrar la Misa por la memoria del traslado de la reliquia de San Genaro a puertas cerradas, por las medidas tomadas para prevenir el contagio de coronavirus COVID-19, el Arzobispo de Nápoles (Italia), Cardenal Crescenzio Sepe, anunció en la Catedral de Nápoles que se repitió el milagro y la sangre del santo volvió a licuarse.

“Queridos amigos, hago el gran anuncio: ¡también en este tiempo de coronavirus el Señor, por intercesión de San Genaro, ha disuelto la sangre!”, dijo el Arzobispo de Nápoles.

Este año, debido a la pandemia, no se realizará la tradicional procesión de la Catedral a la Basílica de Santa Clara, que conmemora el traslado de las reliquias desde el cementerio de Agro Marciano. Esta procesión no se había suspendido ni siquiera en tiempos de guerra.

Las otras dos ocasiones durante el año en que se repite el milagro son el 19 de septiembre, fecha en que San Genaro sufrió el martirio, y el 16 de diciembre, en que se le celebra como patrono de la ciudad, a la que protegió milagrosamente durante la erupción del volcán Vesubio en 1631.

El Arzobispo de Nápoles destacó en su homilía que debido a las “medidas de precaución” tomadas frente al coronavirus, se realizó “una liturgia esencial, austera, pero no menos intensa”.

“Todavía me siento rodeado por la participación que todos ustedes siguen desde lejos. Y por todos aquellos que se dispersos en el mundo nos siguen con constancia y atención”, dijo.

Con información de ACI Stampa.

También te puede interesar...

Artículo anteriorLa Santa Espina de Cristo cambia de color durante la crisis de coronavirus
Artículo siguienteLo que todo el mundo tendría que saber sobre el sexo y los gobiernos ocultan
Hispanidad Católica
Redacción de Hispanidad Católica