La incultura del pueblo víctima de la manipulación del poder oscuro de las hordas violentas no son frenadas por las élites católicos de los EEUU. La agenda de destrucción de los iconos de la Cristiandad avanza a gran velocidad. El asunto es MUY preocupante.