Monseñor Reig Plá es conocido por su fidelidad a la doctrina bimilenaria de la Iglesia Católica y, una vez más, no ha perdido la ocasión para señalar que, detrás de la destrucción de las estatuas, hay una profunda crisis de la Verdad y de la inteligencia.  Sus palabras siempre claras, concisas y punzantes, van al centro del problema:  “Temed a los que pueden arruinar vuestra alma con leyes educativas que enseñan de todo menos las virtudes para ganar la libertad y la dignidad humana en todos los estadios de la vida.”