Por Pilar Baselga

Mientras España navega hacia el desastre entre, por un lado, los borregos crédulos y asustados, auto envenenándose con el anhídrido carbónico de sus inútiles mascarillas, y, por otro lado, los patriotas valientes que se arriesgan a ser multados por rechazar el encierro y llevar una bandera de España, nadie en España se está enterando de que EEUU está entrando en la fase final de su liberación del Estado profundo. Este es el momento más esperado por todos los que hemos estado siguiendo las informaciones de Q desde su aparición en el 2018.

¿Qué es el Estado Profundo?

Así se denomina a un grupo de enorme poder que llevan controlando la política, la banca y la economía de los EEUU y gran parte del mundo. Son los que están detrás del asesinato de Kennedy, del atentado del 11S, de la creación del terrorismo islámico, de la creación de ISIS y Daesh, los que crearon las guerras de Vietnam, Afganistán, Irak, Libia, Siria y los que llevan años intentando llegar a la guerra contra Irán.

El Estado profundo es satánico, pedosatánico, son los que han construido y utilizado la red de túneles con múltiples propósitos como el abuso y trafico de personas, granjas humanas, investigación genética, hibridación de humanos con animales, pero también tecnologías desconocidas para el público como la antigravedad y la antimateria.

En fin, que con la realidad,  no hace falta ir al cine.

Voy a intentar resumir los que ha pasado en estos 3 años y medio de administración Trump y que la inmensa mayoría de la población desconoce, dado el control férreo que tiene el Estado profundo sobre los medios de comunicación en casi todas partes.

Esto es muy complicado, pero voy a intentar  simplificarlo para que se pueda entender.

Al ganar Donald Trump las elecciones, todo el aparato del Estado profundo, cuya cara visible es el Partido Demócrata, se puso en marcha para sacar a Trump de la Casa Blanca a cualquier precio.

Tenemos que entender que no se trata del partido demócrata de izquierdas contra el partido republicano conservador. Aquí lo que vamos a ver es que se trata del Estado Profundo de la corrupción, del crimen organizado, del tráfico de niños, de órganos y tráfico sexual, es decir,  los que mataron a Kennedy y los que han creado la psicopandemia del coronavirus.

El Estado Profundo, o Deep State, lleva en guerra contra los patriotas que quieren deshacerse de esta lacra que ha sumido a la Humanidad en la esclavitud de la guerra y la deuda eterna.

Lo primero que se inventaron para tumbar a Trump es la llamada russian collusion, o trama rusa, según la cual, Putin habría ayudado a Trump a robarse las elecciones a cambio de un beneficio en las sanciones económicas.

Para argumentar esta acusación totalmente falsa, acusaron al General Flynn por haberse reunido con el embajador ruso en Washington, una reunión que ha resultado ser de índole diplomática.

Pero ¿Quién es el General Flynn?

El General Flynn es un veterano muy condecorado, que era Director de Inteligencia de Defensa  de Obama, es decir, que era demócrata y hombre de confianza de Obama.

Tras ganar las elecciones Trump, el General Roger Stone se dirigió a la Torre Trump para decirle al nuevo presidente que tenía todo el edificio vigilado.   Al día siguiente, Trump se trasladó a la Casa Blanca y más adelante, nombró al General Flynn como asesor de seguridad nacional. Pero por poco tiempo.  Porque Flynn sabía que el equipo de Obama había estado espiando a Trump durante toda la campaña, Flynn era por tanto un hombre muy peligroso para OBAMA Y LOS DEMÓCRATAS, por que lo sabía TODO del espionaje a Trump.

SABÍA donde estaban los cadáveres. Había, pues, que acabar con él. Así,  recién nombrado asesor de seguridad de Trump, en febrero 2017, la panda corrupta del presidente saliente decidió acusarle de estar en la trama rusa, haberse reunido con el embajador ruso , y haber mentido ante el Congreso, obligándolo, con chantajes y amenazas,  a declararse culpable, perdió su casa y lo condenaron sin miramientos.

Esto nos da idea de cuán controlado ESTABA EL DEPARTAMENTO DE JUSTICIA Y EL FBI por OBAMA/CLINTON/DEEP STATE.

Estaba. Ya no.

Mucha gente se pregunta que por qué Trump todavía no ha metido a Hillary en la cárcel. Pues, simplemente porque el sólo es el Presidente de los EEUU y que en una República con separación de poderes, las cosas funcionan de otra manera. Lo que no podía hacer Trump es comportarse como se comportan los enemigos del pueblo, abusando de su poder para deshacerse de los enemigos.

Trump ha necesitado 3 años y medio para drenar el pantano, sacar a los corruptos del departamento de justicia, de la CIA, del FBI y de la NSA, y probablemente todavía queden muchos dentro.

 

También te puede interesar...

Artículo anteriorCarta del Cardenal Viganó al presidente Donald TRUMP
Artículo siguiente¿Quién es Q Anon?