Recientemente, ha sido señalado un informe del año 2010 de la Fundación Rockefeller, descrito como «Escenarios para el Futuro de la Tecnología y el Desarrollo Internacional», (vean ustedes mismos en la página 12),  informe desarrollado en colaboración con la Global Business Network, empresa especializada en la planificación de escenarios. ¿Hay empresas dedicadas a la planificación de escenarios de pandemias? Pues sí. La Fundación R. se preocupa aquí de prever cuáles podrían ser los escenarios del planeta entre los años 2010 y 2030. Recuerden que el Ministerio de Pablo Iglesias se titula: Agenda 2030.

Esta proyección para el futuro constaba de cuatro escenarios posibles, uno de los cuales se describe como  el de Lock Step, «Fase de bloqueo», en el cual se describe una pandemia tipo H1N1, sospechosamente igual a la actual, que provoca una deriva de todos los gobiernos hacia un totalitarismo global basado en un agobiante control policial sobre las ideas, los movimientos de las personas, la paralización de la economía, con unos ciudadanos esclavizados que ven un continuo retroceso en sus derechos y libertades, EXACTAMENTE LO QUE ESTÁ PASANDO HOY EN EL 2020.

Lo más sospechoso del estudio de 2010 de la Fundación Rockefeller es que pone a China como modelo de manejo de la pandemia, por su rápida adopción de medidas totalitarias, que son calcadas a las que ha tomado en esta farsa del Covid-19. Vean cómo la bola de cristal de la Fundación Rockefeller les permitió ver con claridad lo que iba a pasar 10 años después. Aquí pueden leer unas líneas del pasmoso guión (observen que, a pesar de que están hablando del futuro -ese guión de encierro estaba previsto para el 2012- el tiempo verbal utilizado es el pasado, como si ya hubiera tenido lugar):

«A algunos países les fue mejor, a China en particular. La rápida imposición y aplicación de la cuarentena obligatoria por parte del gobierno chino para todos los ciudadanos, así como su cierre instantáneo y casi hermético de todas las fronteras, salvó millones de vidas, impidió la propagación del virus mucho antes que en otros países y permitió una recuperación pospandémica más rápida.

El gobierno de China no era el único que tomó medidas extremas para proteger a sus ciudadanos del riesgo y la exposición. Durante la pandemia, los líderes nacionales de todo el mundo han mostrado su autoridad e impulsado reglas herméticas y restricciones, desde el uso obligatorio de mascarillas a los controles de temperatura corporal en las entradas a los espacios comunes como las estaciones de tren y supermercados. Incluso después de que la pandemia desapareciera, este control más autoritario y la supervisión de los ciudadanos y sus actividades incluso se intensificó. (…)

Al principio, la noción de un mundo más controlado gana una amplia aceptación y aprobación. Los ciudadanos voluntariamente entregaron parte de su soberanía y su vida privada, a estados más paternalistas, a cambio de una mayor seguridad y estabilidad. Los ciudadanos eran más tolerantes, y con ganas, incluso, de una supervisión dirigida de arriba abajo, y los líderes nacionales han tenido más libertad para imponer el orden en los caminos que vieron conveniente. En los países desarrollados, este descuido mayor tomó muchas formas: los identificadores biométricos para todos los ciudadanos, por ejemplo, y una regulación más estricta de las industrias clave, cuya estabilidad se considera vital para los intereses nacionales. (…)  trágicamente en los países dirigidos por las élites irresponsables que utilizan su poder mayor para perseguir sus propios intereses a expensas de sus ciudadanos.”

Todo esto se escribió en el año 2010.  ¿Alguien necesita mayor prueba de que esta pandemia es un plan, una plandemia que forma parte de una agenda de control mundial de la libertad de la población y de la economía mundial?

¿Se dan cuenta que no son médicos los que toman las decisiones?

¿Se dan cuenta que el encierro no es una medida sanitaria sino de experimento social con el propósito de crear una crisis económica mundial para imponer sus propios planes?

¿Alguien puede pensar que la coincidencia entre lo que fue “imaginado” por la Fund. Rockefeller y lo que ha pasado es CASUAL?