Lejos de buscar sacar lo mejor de cada alumno, desde la escuela prusiana en tiempos de Napoleón, la educación no ha buscado hacer florecer los talentos y desarrollar las capacidades de los alumnos. Por el contrario, esta conferencia de la profesora de Historia del Arte Pilar Baselga demuestra que el desastre educativo no es una desgracia, sino un plan, un agenda, un proyecto deliberado de estupidización de la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este formulario recoge su nombre, email y consentimiento, para que podamos tener una trazabilidad de los comentarios que los lectores hacen en el sitio web. Para más información consulte nuestra política de privacidad, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.