La pandemia del Covid-19 ha dejado claro que existe un proyecto de control de la población, por un lado, y que personajes oscuros y que no son médicos, como George Soros o Bill Gates, aparecen en primera línea, interesadísimos en el control global de las personas a través de la vacuna.

La Dra. Chinda Brandolino nos explica cómo la vacuna, supuestamente contra el Coronaviru, es en realidad un proyecto de introducir un microchip en la población.

¿Por qué hay que darse prisa para hacer la vacuna antes de que se haga efectiva la inmunidad de rebaño?  La explicación a la obligatoriedad del uso de la mascarilla o barbijo en tantos países estaría en el deseo de impedir la “inmunidad de rebaño”, esto es, que por el roce con los demás desarrollemos nuestros propios anticuerpos, debilitando nuestro sistema inmunitario.NO olvidemos también que el uso de la mascarilla durante horas acidifica el cuerpo, el campo predilecto para el desarrollo del cáncer, provoca déficit de oxigenación con consecuencias negativas numerosas como problemas respiratorios, ansiedad, desmayos, caídas, es decir, más enfermos, es decir, más clientes para las farmacéuticas.