El poder eclesiástico ha ordenado el cierre del Seminario de San Rafael por ser respetuoso con la tradición bimilenaria. Indignante.