Cuando los miembros de la Guardia Nacional que protegen el Congreso llegaron a DC, se les acogió dejando que durmieran dentro de las dependencias del Capitolio, vale, en el suelo, pero al fin y al cabo en un sitio protegido de las inclemencias climáticas y con los servicios higiénicos y eléctricos necesarios. Al fin y al cabo son militares y están acostumbrados a cosas peores. Este era el “espectáculo”:

Luego “gana” Biden y pone a los militares a dormir como “perros” en un garaje, con gases de escape de vehículos, un sólo baño para más de 5000 hombres Y mujeres, y un único punto de toma eléctrica, algo que hizo levantar la voz de algunos compañeros de los militares que se quejaron por redes sociales:

Como siempre pasa, un héroe sale a escena sin hacer publicidad y sin que nadie se lo pida y soluciona el problema, y es que Donald Trump, que ya ha ofrecido su hotel en DC al Departamento de Policía, ha extendido su ofrecimiento también a los miembros de la Guardia Nacional que lo necesitaran

Para hacer ver que tienen cuidado de sus militares, el gobierno Biden ha pedido a los Guardias Nacionales que vuelvan a dormir en el Capitolio, evitando así la vergüenza de que un “ciudadano” se tenga que hacer cargo de dar cobijo a los hombres y mujeres que están “protegiendo” DC. ¿Cómo queréis que estén contentos los militares con Biden?

Ya no es ésta la primera contradicción de la administración Biden, y a ver las que nos esperan.

Ludwig Ritter.

También te puede interesar...

Artículo anteriorAsí conocí a Juan Pablo II
Artículo siguienteSchummer lo dijo, lo creáis o no, lo dijo