Está claro que estamos en la era de la comunicación, internet, las redes sociales, y que una buena campaña puede traspasar fronteras en segundos, pero hay algunos que utilizan esos medios para llamar la atención, para dividir, porque no tienen ideales más allá de la estancia en el poder, el dinero y el control. Para conseguir dividirnos no dudan en ir contra el mismo Dios, y obtendrán su merecido, pero de momento están haciendo sufrir a muchos. Ni siquiera han tenido la decencia de usar la madera de la que parece que está hecha la cruz que han retirado para un mueble, o algún otro fin, ¡la han tirado a la basura!. Este artículo publicado por El Diestro de la mano de su colaborador Manuel Villegas Ruiz nos puede abrir los ojos:

No puede ser calificado de otra manera el rencor visceral que todavía gran parte de la Izquierda española, por no decir toda, guarda y lo manifiesta cada vez que puede contra la Religión Cristiana, sus símbolos, templos, y cualquier otra manifestación externa de la misma.

Sin motivo, ni razón alguna, como siempre, esta ralea de comunistas españoles no pierde la ocasión para manifestar su sevicia contra todo lo que se refiera al Catolicismo. Esta vez ha sido la Alcaldesa de Aguilar de la Frontera quien, sin motivo, ni razón alguna, ha derribado la Cruz de las Descalzas, a su arbitrio y antojo.

Esta imagen religiosa cristiana contaba con una antigüedad de 83 años, ya que fue levantada en 1938, aún no terminada a Guerra incivil, y se erigió en conmemoración de todos los, hasta entonces, fallecidos en dicha contienda. Bien es verdad que en una placa se mencionaban solamente a los caídos del llamado Bando Nacional, pero esa alusión fue retirada allá por los años 80 del siglo pasado, precisamente por una corporación municipal comunista, y quedó solamente como testimonio de todos los muertos en aquella campaña, por lo que en sí era una manifestación de reconciliación y concordia.

Parece ser que esta ignara persona, o bien desconocía este hecho, o su misérrimo aborrecimiento hacia todo lo cristiano, la ha llevado a cometerlo por decisión propia. (He buscado información sobre ello, y parece ser que no ha habido un acuerdo previo del pleno del Ayuntamiento).

En el colmo de la ignominia, siendo un bien municipal, la ha arrojado, con el mayor de los desprecios a un vertedero. ¿Puede haber mayor ruindad?

Quizá tenga que dar cuenta por la destrucción de un bien del pueblo.

Ha argüido que, para ello, la emparaba la Ley de Memoria Histórica. Esta Ley 52/2007 de Memoria Histórica quita la razón a Carmen Flores porque, citamos textualmente dos artículos de esta:

En el 1 se manifiesta que el objeto de la ley es “reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa”.

Según este artículo, se admiten ampliamente a todos los cristianos que padecieron persecución religiosa; luego, si esa cruz hubiese simbolizaba solamente a los católicos, no hay razón alguna para derribarla ya que sufrieron persecución, en muchos casos hasta la muerte, por el mero hecho de ser cristianos, rezar el rosario, ir a misa, o manifestar su fe de cualquier otra forma

En el artículo 15 se excluye la retirada de símbolos cuando no haya “exaltación de los enfrentados”.

¿Quiénes se enfrentan aquí? ¿Queda vivo alguno de los que participaron en aquella lucha? Si los hay, es tan profundo su rencor por no haber sabido ganar la guerra cuando contaban con todos los medios necesarios para ello, pero su ineptitud, falta de objetivos, (cada bando luchaba por sus por sus propios intereses), e ineficacia manifiesta los llevaron a un desastre que ellos mismos  se habían buscado.

España tuvo un momento maravilloso que se plasmó en la Constitución del 1978, cuando se decidió echar borrón y comenzar una nueva cuenta, y pasar la página del libro del rencor y el odio, para que todos pudiésemos vivir en paz y concordia, lejos de odios, resentimientos y revanchas.

Pero no, parece ser que hay todavía comunistas que solo conocen de oídas la malhadada guerra, pues no se han molestado en instruirse leyendo libros no tendenciosos, ni consultando hemerotecas que reflejan la verdad de aquella desventurada II República, ni las memorias de algunos de sus generales.

Posiblemente Vicente Rojo, uno de los mejores generales republicanos, si no el mejor, confesó:

Podemos sintetizar que Franco ha vencido por su superioridad; una superioridad lograda, tanto o más que por su acción directa, por nuestros errores”.

Pero hay una cosa que jamás dejaré de preguntarme ¿Por qué estos comunistas sin futuro, (está prohibido su partido en muchas naciones de Europa) sólo se ceban con los cristianos y vejan y escarnecen nuestras creencias, con procesiones como la del “Coño insumiso”, la profanación de iglesias, o el derribo de símbolos católicos?

Si realmente fuesen ateos, irían en contra de todas las expresiones de culto a Dios, ya sea Yahvé, Jesucristo, Alá, o cualquier otra manifestación de la Divinidad.

La Razón es muy sencilla, y la adelantó Jesús, cuando dijo, poco más o menos: “Os injuriarán, os perseguirán, os maldecirán y sufriréis padecimientos por mi nombre”.

Además, nos enseñó a poner la otra mejilla. Cosa que en otras religiones no se hace.

A esta calaña de malnacidos les falta redaños para enfrentarse con los que saben que devolverán mal por mal. ¡Que insulten o menosprecien cualquier símbolo musulmán! Carecen de coraje para ello. Saben que lo pasarían muy mal

Lo hacen con nosotros los cristianos porque seguimos lo que nuestro Maestro nos enseñó.

Lo dice S. Lucas, 6:27-38:

“A vosotros que escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, tratad bien a los que os odian; bendecid a los que os maldicen, rezad por los que os injurian. Al que te golpee en una mejilla, ofrécele la otra, al que te quite el manto no le niegues la túnica; da a todo el que te pide, al que te quite algo no se lo reclames. Como queréis que os traten los hombres, tratadlos vosotros a ellos. Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?”.

Son palabras demasiado sublimes para que las entiendan estos encenagados en el odio, el rencor y la maldad.

También te puede interesar...

Artículo anterior#TheRitterPoint-28
Artículo siguienteEn España “están con las cruces”. En USA ahora defienden a los chinos