Vivimos en tiempos difíciles y la gente decidida, con ganas de solucionar cosas y “agarrar el cuernos por los toros” es más necesaria que nunca. Sinceramente, puse esa frase en el buscador para buscar referencias y encontré este artículo de nuestros amigos de El Diestro. La verdad es que NO está relacionado con la política, pero viene al cuento sin ninguna duda:

Compartimos con todos nuestros lectores y amigos una nueva anécdota. Esta vez protagonizada por el Califa del toreo cordobés, “Guerrita“, en la plaza de toros de Jaén, en la que literalmente, cogió al toro por los cuernos.

Nos hemos de remontar al 18 de octubre de 1888, fecha en la que se anunció en la plaza de toros de la ciudad andaluza. El festejo se desarrollaba normalmente, hasta el quinto toro de la tarde, que fue protestado por el público, fue devuelto a los corrales por la presidencia.

Y ahí surgió el problema. No había cabestros para guiar al astado en la vuelta, por lo que cundió el desorden y un considerable retraso. Las cuadrillas fueron incapaces de conseguir retirar al toro del ruedo, por lo que el respetable protestaba más al creer que este hecho supondría la suspensión de la corrida.

Así las cosas “Guerrita” tuvo la genial idea de dirigirse al toro para agarrarse de las astas, y una vez ayudado por la cuadrilla, llevar al toro hasta los toriles, logrando su encierro y resolviendo esa situación recibiendo una gran ovación por parte del público.

Un hecho que no creo se haya vuelto a ver durante el desarrollo de una corrida de toros y que, sin duda, es una anécdota para contar en una buena tertulia taurina. El día que “Guerrita” cogió al toro por los cuernos.

También te puede interesar...

Artículo anteriorAlgo de contenido de calidad para nuestros lectores de habla inglesa
Artículo siguienteSanta Brígida y otros santos que se celebran hoy.