La verdad es que no nos extrañaría en lo más mínimo que Donald Trump no hubiera sufrido uno, sino varios intentos de asesinato a lo largo de este último año pero lo que más nos sorprende es que este último, tal y como denuncia una web estadounidense, se haya producido precisamente la pasada semana.

Según informaba el pasado 30 de enero el digital estadounidense ‘Real Raw News‘, el expresidente Trump habría sufrido un intento de asesinato en su residencia de Mar-a-Lago el martes de la pasada semana, 26 de enero, hacia las 3 de la madrugada. Según relata esta misma publicación, un francotirador habría disparado contra una de las ventanas de la habitación de Trump sin causar daño alguno debido al blindaje de las ventanas. En esta información se llega incluso a detallar el arma con la que fue disparado ya que indica que fue un Remington Magnum de 7 mm.

Añade que, una vez se produjo el disparo, Trump habría sido trasladado por parte de sus servicios de vigilancia a una habitación más segura. Cuentan que, aunque en un principio se avisó a a la policía de Palm Beach, Trump exigió que se les volviera a llamar diciendo que había sido una falsa alarma y exigió, además, que no se informara a nadie y se mantuviera en secreto.

Desconocemos la veracidad de la información de la que se ha hecho eco tanto esta web, como la web rusa ‘What Does it Mean’ pero cuando nos encontramos a pocos días del nuevo impeachment contra el expresidente, hay que tener en cuenta varias cosas: Trump será acusado de lo que quieran, pero también tendrá oportunidad de revelar información bastante sensible para defenderse.

Parece que la vida de Trump, tras haber sido Presidente, va a ser de todo menos tranquila.

 

Publicado en El Diestro