Nos hemos quedado absolutamente sobrecogidos por la noticia que hemos podido leer en el digital ‘Daily Beast’ acerca de un convento de monjas de Alemania que se dedicaba, en teoría, a dar cobijo a niños huérfanos, pero que después lo que, presuntamente, se dedicaban a hacer con ellos es a venderlos a depredadores sexuales y pervertidos durante décadas. Se trata de la Orden de las Hermanas del Divino Redentor en Colonia.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Los clientes de este sucio negocio eran desde sacerdotes hasta hombres de negocios. Según se cuenta en el artículo, el presunto abuso se prolongó durante años y uno de las víctimas afirmó que las monjas incluso visitaban con frecuencia sus dormitorios universitarios después de que haber incluso abandonado el convento. Ha contado que las monjas a menudo lo drogaban y lo llevaban a los apartamentos de los depredadores. La Orden de las Hermanas del Divino Redentor no respondió a múltiples solicitudes de comentarios sobre las acusaciones.

La demanda está dirigida por Karl Haucke, víctima de 63 años, quien, junto con otros 15 exhuérfanos, exigió a la Arquidiócesis de Colonia que llevara a cabo una investigación completa, que concluyó en enero de 2021. Pero los detalles de ese informe de investigación fueron tan horribles que el arzobispo Reiner Maria Woelki se negó a hacerlos públicos y exigió que los periodistas que los vieran firmen acuerdos de confidencialidad. Ocho periodistas alemanes abandonaron una rueda de prensa en enero después de que se les negara el acceso a la investigación de la iglesia a menos que aceptaran no publicar su contenido.

Haucke ha contado que fue abusado al menos una vez a la semana entre los 11 y los 14 años, a menudo por más de un sacerdote. “No teníamos palabras para describir lo que nos estaban haciendo. Tampoco sabíamos lo que significaba. Y no se detuvo en el dolor físico. Teníamos una clara sensación de humillación y de ser utilizados”.

El informe detalla que, al menos 175 personas, en su mayoría niños de entre 8 y 14 años, sufrieron abusos durante dos décadas. Muchos de los delincuentes que habían abusado de ellos ya han fallecido y alguna de las víctimas de los abusos ha recibido una compensación de la Archidiócesis que les impide unirse a la demanda.

Como verán son casos espeluznantes, terribles tragedias que han sufrido y seguramente estén sufriendo alrededor de todo el mundo, muchos niños que estén completamente desamparados y a merced de desalmados que, con la excusa de protegerles, les utilizan y destrozan su infancia. Seguiremos pendientes de toda las informaciones que se vayan produciendo sobre este caso.

 

Publicado en El Diestro

También te puede interesar...

Artículo anteriorVacunas peligrosas y políticos irresponsables. Una muy mala combinación
Artículo siguiente¿Se puede despedir al jefe de la empresa? Mira Parler