La Cumbre de Davos del Foro Económico Mundial, se va a celebrar este año su 51ª edición en Singapur y esta vez se dividirá en dos fases: Una virtual en enero y otra presencial entre el 13 y 16  mayo de 2021 y el lema del Foro no será otro que “El Gran reinicio”.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Su presidente ejecutivo y fundador, Klaus Schwab, ha pronunciado las palabras que van a infundir de contenido el citado Foro : “ …Una cumbre de liderazgo mundial es de crucial importancia para abordar cómo recuperarnos juntos…”, es decir, en román paladino: De cómo el Gobierno Mundial va a regir a la humanidad.

Ante esta frase eufemística, el Foro de Davos se convierte en noticia sin que ni un sólo intelectual de talla mundial haga acto de presencia en esta reunión de seres anodinos para los que lo único importante, es hacer público el pensamiento de lo políticamente correcto y dominante, con el objeto de informar y formar a las masas ávidas de órdenes, sobre lo que han de decir, sobre lo que han de opinar y sobre que han de pensar en el próximo año y en los venideros, hasta poder implantar la Agenda 2030.

En ese  foro no se va a generar pensamiento alguno, sino que sólo se va a transmitir aquello que los que están detrás de todos estos seres inanimados, de estas caras inexpresivas y tristes de CEO,s y burócratas, quieran transmitir al mundo desde el anonimato de su poder real. El verdadero líder del Foro, el plutócrata y dictador jefe del Partido Comunista Chino, es la verdadera estrella del Foro, con la inestimable presencia de sus palmeros silentes Merkel y Macron, verdaderos pasmarotes que con su  presencia legitiman el socialismo real, la masonería y el nuevo Orden Mundial.

El Foro de Davos, es la cara amable de los que mandan en el mundo, sin dar a conocer sus caras a la opinión mundial, cuyo objetivo es controlar a la humanidad, transmitiendo ese dominio al Orbe con palabras sin alma ni sentido etimológico, vocablos que forman parte del “Gran Reset” que va a destruir el pensamiento cristiano occidental, lo que a la postre no es otra cosa que resetear de las mentes y de las almas de Occidente una civilización de dos mil años.

TE GUSTARIA UN YOUTUBE PATRIOTA SIN CENSURA Y QUE PERMITE TAMBIEN MONETIZAR CONTENIDOS?. ABRE CUENTA EN RUMBLE.COM 

Esas palabras ridículas que llenan los discursos e intervenciones de políticos y Ceo,s (todos unos horteras de segunda) y que las oímos a diario, forman parte del diccionario de la Agenda 2030 y del Foro de Davos, lo que las ha llevado a convertirse en símbolos de calidad de quién quiera ser considerado políticamente correcto, como ejemplos veamos una muestra: “sostenible”, “empoderado”, “resiliente”, “multicanal”, “transparencia”, “equidistancia”, “transversal”, “inclusiva”. “igualitaria” “populismo”, “concordia”, “implementar”, “sororo” “diversidad”, “inclusiva”, “feminista”, “interseccional” “calentamiento global”, “multicultural”, “cohesionado” “migrantes”, “heteropatriarcado” “eje vertebrador”, “arrimar el hombro”, ” para que nadie quedará atrás”, “unidos saldremos más fuertes” “estado fuido”, “enfoque de género” , “pactos globales”, “desafíos globales”, “cambios estructurales” “brecha salarial”, “política redistributiva”, “Desarrollo sostenible” “protección integral”, “emergencia climática”, “entre todos lo conseguiremos” y ” para que nadie quede atrás” que si lo unes con “colectivo LGTBI”, la faena se completa.

Pero el vocablo al cual nos vamos a tener que acostumbrar y que será la estrella, junto a XI Jinping, de este 51º Foro de Davos, será el Gran Reset“.

El Globalismo, alentado por personajes siniestros desde organizaciones más tétricas aun que ellos, ha aprovechado la pandemia y las medidas excepcionales de control social dictadas por los gobiernos títeres del dictador Chino y de la OMS que él domina, para poder gritar al mundo, que el Nuevo Orden Mundial ha llegado y la vocera de ese Gobierno Mundial que se instaurará en el año 2030 ha sido la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que a modo de apertura de lo que va a ser el Foro de Davos, en una reciente conferencia de la ex presidenta chilena celebrada el 1 de diciembre de 2020, aprovechando un acto on line de homenaje a la Declaración Universal de los Derechos Humanos organizado por la Gran Logia de Chile, habló y anunció el “Gran Reset” que cacarearan las gallinas del Foro de Davos.

Estas “Gallus Domesticus”, comandadas por el líder de la nueva potencia que va a capitanear al mundo en la próxima década, repetirán lo que la dirigente masónica de la ONU, que actúo como Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, proclamó en su discurso ante sus “hermanos de la viuda”:

Que existe el antes y después de la pandemia y  que la covid supone, a ojos de la ONU, la implantación de una “nueva era” basada en el principio masónico de la fraternidad, principio que va íntimamente unido a la filantropía masónica que actualmente se resume en: “Tenemos que vacunar a todos los seres humanos de la tierra”.

Este anuncio de lo que se iba a tratar en el Foro de Davos, lo resumió perfectamente de este modo en su intervención: “Amigas y amigos, la pandemia de la covid 19 nos ha demostrado que el modelo de sociedad existente construido sobre desigualdades generalizadas no es sostenible. No podemos volver al ‘día 0’, esa es una normalidad mala, es una normalidad que permitía un mundo tremendamente desigual” … lo que tenemos que hacer es esta crisis no dejar pasar una oportunidad de hacer esto de recuperarnos mejor” … “Lo que nosotros hemos hablado con el secretario general [Antonio Guterres] es que necesitamos un nuevo contrato social por una nueva era, porque el contrato social que hasta ahora tenemos está quebrado o no está dando los resultados que todo el mundo espera de él”… “Y para esto necesitamos y contamos con uno de los principios masónicos, la solidaridad, la fraternidad” … “Confío en que podamos unirnos y actuar como una sola humanidad, porque esto es lo que somos”…”

Tenemos que vacunar a todos los seres humanos de la tierra, porque mientras uno no esté a salvo, nadie va a estar a salvo” y “por eso estamos llamando a que  la vacuna sea considerada un bien público universal”.

Tal y como vaticinó la líder masónica y dirigente de la ONU, a través de lo expuesto en su discurso el Foro de Davos nos anuncia la gran necesidad de la Humanidad de recibir el “mana” de lo que viene denominándose “el gran reset” o “el gran reinicio”  que va a nacer en este 51º Foro de Davos como anuncio de la “salvación del mundo”.

En el Foro, los poderosos asistentes van a tener la oportunidad, ante el pasmarote de Sánchez, de estrechar filas dando las directrices para que se pueda interpretar desde el “Gran Reset” todos y cada uno de los acontecimientos que se van a producir en el mundo, diseñados de antemano por el Gobierno Mundíal, lo que va a suponer dar un vuelco a la economía, a la libertad de expresión, a los conflictos militares globales y locales demostrando como el Gran Capital va a dirigir el planeta desde ese Nuevo Gobierno Mundial que nace de la Agenda 2030. Es decir, la desaparición de la democracia tal y como nos la contaron.

Como hemos dicho, el 5lº Foro de Davos contará con oradores del mundo académico, empresarial, sociedad civil y gobiernos. La agenda de Davos 2021, consta de 7 temas:

1º) Cómo Salvar el planeta

La Tierra se está calentando, el hielo se está derritiendo, el nivel de los océanos está aumentando y se están llenando de plástico. Estamos perdiendo especies, acumulando gases de efecto invernadero y nos estamos quedando sin tiempo. Es fácil que nos falte el ánimo. Y, sin embargo, hay muchas razones para estar alegre: la consigna es ‘sostenible’ y se aplica a todas las áreas de la actividad humana: energía, alimentos, ropa, viajes, ciudades y todo lo demás. Pero incluso si todo fuera 100 por cien sostenible, todavía habría trabajo por hacer para reparar el daño que hemos hecho. ¿Por dónde empezar?

2º) Economías más justas

Desde la Segunda Guerra Mundial, la esperanza media de vida en el mundo ha aumentado 30 años. Mientras tanto, el acceso a la salud y la educación ha sacado a miles de millones de la pobreza. Pero la desigualdad económica dentro de muchas naciones se ha disparado, la movilidad social ha retrocedido y la cohesión se ha debilitado. Ahora se teme que la nueva tecnología empeore las cosas. ¿Cómo podemos reformar las economías para que el crecimiento beneficie a la mayoría y no solo a unos pocos y para asegurarnos de que el extraordinario motor del desarrollo humano sea sostenible?

3º) Tecnología para el bien.

La nueva tecnología siempre es disruptiva. Crea ganadores y perdedores, destruye unos empleos y crea otros, e introduce un profundo cambio social. Pero la vertiginosa velocidad y el verdadero peso de esta etapa de cambio técnico es, en realidad, una amenaza a la definición misma de lo que es ser humano. Se nos presenta una gran variedad de dilemas éticos. ¿Cómo unirnos para acordar las reglas sobre cosas como los bebés genéticamente modificados, los robots de guerra y los algoritmos que determinan nuestras posibilidades de vida? ¿Deberíamos ralentizar un poco las cosas?

4º) El futuro del Trabajo

Cualquier persona con un teléfono móvil puede acceder al material de cursos para obtener un título de Harvard, participar en la “gig economy” o encontrar financiación para su nuevo proyecto. Ese es un cambio profundo y muy reciente. Las tecnologías que están alterando nuestras vidas económicas y sociales también nos están ayudando a adaptarnos. Pero la historia sugiere que si lo dejamos en manos del mercado, la Cuarta Revolución Industrial nos conducirá a un largo y perjudicial período de discontinuidad. Podemos verlo venir, sabemos que vamos a tener que adquirir nuevas habilidades, pero, ¿qué vamos a hacer al respecto?

5º) Empresas más justas

Desde la primera Revolución Industrial, las empresas han estado en primera línea del cambio tecnológico y social. No hay forma de que creemos un mundo cohesionado y resiliente sin ellos. Pero para hacer esto, necesitaremos que cambien sus horizontes temporales, mirar más allá de los beneficios a corto plazo y se transformen en organizaciones sostenibles e inclusivas. ¿Qué ha de hacer una empresa inteligente?

6º) Futuros más saludables

El gasto mundial en salud ha aumentado drásticamente en la última década. Asuntos que antes se limitaban a una consulta médica van perdiendo el peso del estigma. La soledad, el estrés laboral, el duelo, la depresión o la ansiedad son solo algunos de las cuestiones de salud mental de los stakeholders se están haciendo conscientes. Las dolencias físicas también son parte del problema. La ciencia médica ha dado grandes pasos, y la tecnología ahora promete el sueño de la “medicina de precisión” que ya aparecía en los libros y películas de ciencia ficción. ¿Cómo identificar y resolver los principales desafíos de salud al tiempo que garantizamos un acceso justo para todas las personas?

7º) Mas allá de la Geopolítica

Existen 193 naciones, una proliferación de centros regionales de poder y una realidad irrefutable: estamos juntos en esto. La buena noticia: cuando nos lo proponemos, realmente podemos lograr que nuestra acción internacional sea una. Como cuando tratamos el deterioro de la capa de ozono. O cuando llegamos al Acuerdo de París para limitar el cambio climático. La noticia no tan buena: el nivel de los desafíos a los que nos enfrentamos exige muchas más historias de éxito. Necesitamos pasar de la geopolítica y la rivalidad internacional a la única posible solución de colaboración global. Las naciones van a tener que cambiar.

La traducción de estos puntos que coinciden con los 17 puntos de la Agenda 2030 de la ONU, no nos deja duda alguna sobre la coincidencia de objetivos y de protagonistas. El Foro de Davos nos va a ir indicando año a año que objetivos anuales vamos a ir cumpliendo hasta llegar al sonado “Gran Reset” que nos traerá el nuevo y esperado Gobierno Mundial de la “Gran Fraternidad” en el año 2030.

Los siete puntos se pueden traducir en:

La población mundial no tendrá acceso a la propiedad privada y la falta de propiedad le traerá la felicidad. El Gobierno le permitirá y le facilitará que pueda poseer, por medio del alquiler, todo aquello que desee. Los únicos propietarios serán las grandes corporaciones y los estados, las grandes fortunas serán más poderosas. Todos seremos iguales por abajo. En vez de conseguir que todos seamos propietarios de nuestra viviendas, los humanos no seremos propietarios de nada y por lo tanto, seremos iguales. Los impuestos salvajes dirigidos a personas y Pymes, tales como el de sociedades, sucesiones y patrimonio, serán los instrumentos para una expropiación paulatina de la propiedad a las clases medias.

La geopolítica mundial cambiará. China y sus países satélites serán la nueva potencia mundial, EEUU perderá la hegemonía y el “gigante Asiatico, pasará a ocupar su puesto, basando su poder en  un fuerte capitalismo de estado.

Habrá escasez de alimentos y de agua y las grandes corporaciones fomentarán la desaparición de la carne en la dieta mundial. Se fomentará el veganismo, facilitándose nuevas alternativas a la carne, fabricadas artificialmente por las grandes multinacionales que controlarán la agricultura con semillas y productos transgénicos, destruyéndose así la biodiversidad.

Ante esta escasez de alimentos, se fomentarán los movimientos de poblaciones y la inmigración de mano de obra barata a los países occidentales, con la excusa del cambio climático, destruyendo las naciones estado y sus fronteras, en pro de la gran fraternidad. Occidente desaparecerá para formar un pangea territorial y racial manejado por el gran Gobierno Mundial que nace de la Agenda 2030. Se destruirán todos los valores de la población occidental para poder absorber mejor a las poblaciones inmigrantes utilizando el buenismo fomentado desde los pocos medios de comunicación que modulan la opinión pública oficial, persiguiéndose la libertad de expresión de los que sean disidentes, es decir, de los europeos, heterosexuales, cristianos, patriotas y autónomos económicamente hablando, controlando su población con el aborto y la eutanasia.

La palabra clave será “calentamiento global” y “refugiados políticos” para favorecer la inmigración en masa.

La implantación de un salario mínimo, que destruye empleo y que hace que las pequeñas empresas no puedan sobrevivir, será esencial para implantar el nuevo Gobierno Mundial. El Estado pagará a los no disidentes, lo mínimo para alimentarse y poder alquilar para vivir en las grandes Megápolis que se van a fomentar para despoblar el incontrolable mundo rural y favorecer el control policial y militar de las poblaciones apiñadas en estas ciudades.

Se penalizará la emisión del CO2 a las naciones, criminalizando el uso de las energías fósiles y por ende, destruyendo a las empresas emisoras de CO2, en pro de la salud y el bienestar, potenciando los usos masivos de vacunas y con la excusa de las pandemias que controlarán la población mundial.

Se ocultará la verdad, que será sustituida por la verdad oficial, para poder reeducar de las masas en los postulados que dicte el Gobierno Mundial e implantar el Nuevo Orden por medio del Gran Reset anunciado. Perseguirán la historia y las noticias veraces, con Ministerios de la Verdad, implantando una férrea censura en los medios de comunicación y en las redes sociales. Twetter y Facebook, controlan el 80 % de la publicidad mundial y son asistentes a Davos.

La sustitución de las naciones por las organizaciones y corporaciones mundiales que tendrán el poder sobre los gobiernos, hará que desde el Nuevo Poder que surja del “Gran Reset” los oligarcas del capitalismo mundial, controlarán el comercio mundial de todo tipo de productos, de energía y de armas.

Los del Club Bilderberg asistirán a Davos y el líder y ejecutor del nuevo líder mundial, XI  Jinping, será bendecido por los Rothschild, los Rockefeller y los Morgan, junto a los Bill Gates, Warren Buffett, Carlos Slim, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, Larry Ellison y Michael Bloomberg.

Todos estarán juntos en Davos, para implantar el Nuevo Orden Mundial y bajo el brazo ejecutor de la nueva gran potencia china, los grandes propietarios mantendrán su hegemonía global, a causa de una pandemia que va a dar lugar a la Gran Reinvención del Mundo (Gran Reset) implantándose en la Tierra el gran ideal masónico de la Fraternidad Mundial, con la excusa de evitar que el virus maldito vuelva a aparecer.

El gran debate, será establecer cómo se va a neutralizar a aquellos que se nieguen a perder su identidad, su patria, su religión y sus propiedades, lo que será el núcleo de las nuevas disputas y enfrentamientos locales y globales que se van a vivir en el mundo hasta el año 2030.

La nueva pandemia mundial llamada Agenda 2030, sigue en Davos su andadura triunfante. Preparaos para lo que la Providencia nos depara.

Participantes en el Foro de Davos, entre otros empresarios, académicos y Ceo´s de empresas multinacionales.

XI  Jinping

President of the People’s Republic of China, Office of the President of the People’s Republic of China

Narendra Modi

Prime Minister of India, Office of the Prime Minister of India

Yoshihide Suga

Prime Minister of Japan, Government of Japan

Emmanuel Macron

President of France, Office of the President of the Republic of France

Angela Merkel

Federal Chancellor of Germany, Federal Chancellery of German

Ursula von der Leyen

President, European Commission

Moon Jae-in

President of the Republic of Korea, Office of the President of the Republic of Korea

Vladimir Putin

President of the Russian Federation, Office of the President of the Russian Federation

Alberto Fernández

President of the Argentine Republic, Presidency of the Argentine Republic

Cyril M. Ramaphosa

President of South Africa, The Presidency of South Africa

Pedro Sánchez

Prime Minister of Spain, Office of the Prime Minister of Spain

Guy Parmelin

President of the Swiss Confederation and Federal Councillor for Economic Affairs, Education and Research, Federal Department of Economic Affairs, Education and Research of Switzerland

Ivan Duque

President of Colombia, Office of the President of Colombia

Carlos Alvarado Quesada

President of Costa Rica, Office of the President of Costa Rica

Nana Addo Dankwa Akufo-Addo

President of the Republic of Ghana, Office of the President of Ghana

Kyriakos Mitsotakis

Prime Minister of Greece, Office of the Prime Minister of Greece

Benjamin Netanyahu

Prime Minister of Israel, Office of the Prime Minister of Israel

Abdullah II ibn Al Hussein

King of the Hashemite Kingdom of Jordan, The Royal Hashemite Court

Paul Kagame

President of Rwanda, Office of the President of Rwanda

Lee Hsien Loong

Prime Minister of Singapore, Prime Minister’s Office, Singapore

Leaders from international organizations, government agencies and central banks

Christine Lagarde

President, European Central Bank

António Guterres

Secretary-General, United Nations

Tedros Adhanom Ghebreyesus

Director-General, World Health Organization (WHO)

Kristalina Georgieva

Managing Director, International Monetary Fund

Amina Mohammed

Deputy Secretary-General, United Nations

Achim Steiner

Administrator, United Nations Development Programme (UNDP)

Phumzile Mlambo-Ngcuka

Undersecretary-General and Executive Director, United Nations Entity for Gender Equality and the Empowerment of Women (UN WOMEN)

Dongyu Qu

Director-General, Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO)

Inger Andersen

Executive Director, United Nations Environment Programme (UNEP)

Henrietta H. Fore

Executive Director, United Nations Children’s Fund (UNICEF)

David Beasley

Executive Director, United Nations World Food Programme (WFP)

François Villeroy de Galhau

Governor, Central Bank of France

Fang Liu

Secretary-General, International Civil Aviation Organization (ICAO)

Anthony S. Fauci

Director, National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID)

Angel Gurría

Secretary-General, Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD)

Mauricio Claver-Carone

President, The Inter-American Development Bank

Andrew Bailey

Governor, Bank of England

Guy Ryder

Director-General, International Labour Organization (ILO)

Jürgen Stock

Secretary-General, International Criminal Police Organization (INTERPOL)

Fatih Birol

Executive Director, International Energy Agency

Rebecca Fatima Sta Maria

Executive Director, APEC Secretariat (Asia-Pacific Economic Cooperation)

Civil Society

Seth F. Berkley

Chief Executive Officer, Gavi, the Vaccine Alliance

Gabriela Bucher

Executive Director, Oxfam International

Sharan Burrow

General Secretary, International Trade Union Confederation (ITUC)

Hindou Oumarou Ibrahim

President, Association for Indigenous Women and Peoples of Chad (AFPAT)

Marco Lambertini

Director-General, WWF International

Laura Liswood

Secretary-General, Council of Women World Leaders

Delia Ferreira Rubio

Chair, Transparency International

Peter Sands

Executive Director, The Global Fund to Fight AIDS, Tuberculosis and Malaria (GF)

TAMBIEN PUEDES SEGUIRNOS EN LBRY Y VER NUESTROS CONTENIDOS Y OTROS MUCHOS A LA VEZ QUE OBTIENES RECOMPENSAS ECONOMICAS POR ELLO. 

 

Publicado en El Diestro