Esta cada vez más extraña pandemia tiene claros beneficiados y los principales beneficiados son los que están distribuyendo esas llamadas vacunas por el mundo que son de todo, menos vacunas fiables. El obtener en tiempo récord el remedio para este virus, cuyo origen es más artificial que otra cosa, y el haber obtenido ese remedio sin tiempo material para que fuera haya sido probado está provocando muchos problemas a las personas que se atreven a utilizarlo y enormes beneficios a la empresa estadounidense con sede en Nueva York, Pfizer.

Y estos, los beneficios, son los que quizás puedan explicar y hacer entender mejor a las personas que, a pesar de los efectos secundarios y las muertes, siguen sin ver la peligrosidad de un inyectable que se ha hecho demasiado corto de tiempo, o eso es lo que nos cuentan porque también podría ser posible que la vacuna estuviera antes que el virus, aunque con los resultados que está teniendo nos extraña.

Atentos a la cifra porque es escalofriante. Pfizer espera que los ingresos que va a obtener para este años, solo por la vacuna del COVID-19, sean de más de 15.000 millones de dólares. Sí, han leído bien, una cifra brutal si además tenemos en cuenta que las ventas que preveían antes de la vacuna para 2021 eran de entre 44.400 y 46.400 millones de dólares. La vacuna del virus chino va a representar un 25% de su facturación para este año.

¿Se dan cuenta? Siempre ganan los mismos, pero esta vez, los que siempre pierden lo pueden perder todo. Ya va siendo hora de despertar.

 

Publicado en El Diestro