Ledger Nano X - The secure hardware wallet

Lo de esta gente de los grandes medios de comunicación roza el ridículo y el esperpento más bochornoso para defender el relato oficial que quieren mantener sobre las vacunas sus dueños, los fabricantes de esas vacunas, y quienes les pagan y mantienen el chiringuito a costa de nuestros impuestos, el gobierno.

Y en el puesto número uno de ese ridículo y ese esperpento se ha posicionado el de las tres capas de calzoncillos, Ferreras, puesto que, además de tener que servir a quien le paga y le mantiene, tiene que proteger el chiringuito familiar que tiene la newtrolera de su esposa, Ana Pastor.

No se van a poder imaginar al extremo tan patético al que han llegado para intentar desmentir el informe preliminar en el que se ha detectado óxido de grafeno en las vacunas realizado por Pablo Campra Madrid, licenciado en biología, doctor en ciencias químicas y profesor titular de la Universidad de Almería.

Para empezar, niegan que la Universidad de Almería tenga que ver nada con ese informe en base a un documento publicado sin firma y sin fecha por esa universidad, pero tienen que reconocer que el investigador que ha realizado ese informe pertenece, efectivamente, a la citada institución. Qué contradictorio todo, ¿no?

Pero en segundo lugar, niegan la mayor cuando lo tendrían facilísimo para desmontarlo todo, ¿por qué no encargan ellos el análisis de varios viales y demuestran que el estudio realizado por Pablo Campra sea falso, tal y como ellos dicen? Pero con luz y taquígrafos, claro, con un PDF con firma digital del autor de la investigación porque ellos sí que no son de fiar. Lo han demostrado miles de veces y lo siguen haciendo.

Artículo publicado por El Diestro