Ledger Nano X - The secure hardware wallet

El efecto boomerang que ha tenido el intento de la dirección del PP por acabar con Isabel Díaz Ayuso, ha sido uno de los más devastadores que hemos visto en los últimos tiempos. Casado y Egea se han convertido en los cazadores cazados y han otorgado más fuerza, si cabe, a Isabel Díaz Ayuso, a la misma que pretendían aniquilar.

Y el problema que está teniendo Casado es que Ayuso, lejos de amilanarse, sigue contraatacando y cada vez lo hace con más fuerza. Esperar, como decidió ayer Casado, al próximo lunes, lo único que va a provocar es que la agonía sea aún más larga y que Ayuso arremeta con cada vez más dureza.

Pocas veces se ha visto que un político salga reforzado con cada ataque y eso es, exactamente, lo que lleva sucediendo con Ayuso desde el primer día. Ha sido el blanco de todos los ataques de la izquierda e incluso del propio Presidente del Gobierno, con todo lo que esos supone ya que tiene toda la maquinaria del estado y mediática a su servicio.

Pero, de momento, ni lo ha conseguido la izquierda, ni lo ha conseguido Sánchez y ni siquiera lo ha conseguido el peor de los ataques que se pueden recibir, el del fuego amigo. Y ella, lejos de amilanarse parece que sale cada vez más reforzada de cada uno de esos ataques. Mucho ojo, que Ayuso ya ha dejado muchos cadáveres políticos a sus espaldas, pregúntenle a Pablo Iglesias.